Merlí una de las mejores series de Netflix

Merlí es sin duda una de las mejores series de Netflix que he visto, a lo mejor porque me gustan las cosas raras, pero hay que admitir que ser profesor de filosofía en el siglo XXI es un reto para cualquier persona.  Se dice que la serie cuenta con una cierta influencia de películas como El Club de los Poetas Muertos” con el objetivo de hacer más cercana la filosofía a todos los públicos.

La trama cuenta la historia de un profesor de filosofía que tienes problemas de pareja, vive con su madre y tiene un hijo gay (Bruno, mi personaje favorito) que aún no sale del clóset. A Merlí los problemas le persiguen por su peculiar forma de afrontar las situaciones que surgen en el salón de clases y la complicidad que tiene con sus estudiantes a los que defiende y enseña de una forma única.

Imagina tener que lidiar con un adolescente que tiene una lucha interna y te culpa en parte de las cosas que le pasan en su vida, tienes que hacer que otro grupo de adolescentes se interese por la filosofía y encima tendrás los problemas comunes que tienen los seres humanos (pagar facturas, relaciones de pareja complicadas y un ambiente laboral hostil).

Esa es la vida de Merlí y créeme te va a encantar como logra solucionar cada cosa, aprenderás mucho que sobre lo fácil que se puede complicar la vida de una persona sin importar su clase social, inteligencia y su definición de lo moralmente correcto. ¡Ah por cierto! Es otra de las cosas que me encantó del personaje, el pana simplemente vive como quiere porque si sabe con entender y explicar el por qué hacemos o dejamos de hacer ciertas cosas en la vida.

¡Es la recomendación Random de esta semana, espero que te guste y cuando la veas déjame un comentario de qué te pareció!

Ficha técnica de la serie

Trailer de la serie

 

¡Únete a nuestra comunidad!

Comentarios

Comentarios

About Juan Manuel Díaz

¡Los prejuicios se comen al tercer mundo! Mi perfil: marketero de profesión, Relacionista Público de carrera y escritor amateur.

View all posts by Juan Manuel Díaz →